Festas e Romarias
Señora de la Peneda

Peneda fue uno de los pueblos de montaña que el pueblo de Soajo tenía en las colinas. Reza la historia que fue en este sitio que apareció la imagen de la Señora de la  Peneda o de las Neves. Implementado una ermita en el siglo XIII, el culto de Nuestra Señora de la Peneda aumentó gradualmente, con miles de peregrinos durante todo el año, pero especialmente en la primera semana de septiembre.

El templo encaja armoniosamente en majestuoso tramo de serranía, teniendo sobre el valle veinte capillas donde evocan las escenas bíblicas más intensas, precedidas por un atrio con las imágenes de los cuatro evangelistas. Culmina, este santuario único, para un porche decente y la escalera con descansillo donde se levanta una columna imponente coronada por la estatua de San Miguel Arcángel.

Fue en los últimos tres siglos que el santuario ha recibido un nuevo impulso, bajo el punto de vista espiritual y material, que hace que, en la actualidad, constituya el Altar de la Fe más evidente en la región septentrional del país.

La Festividad de Señora de la Peneda es anual y tiene una duración de una semana, entre el 31 de agosto y 8 de septiembre. El 6 de septiembre sigue siendo el apogeo de la fiesta, donde abundan las canciones al desafío acompañado de concertinas. El día 2, es el Sagrado Lausperene, con el Santísimo Sacramento expuesto. El día 6, la procesión eucarística tiene lugar a las cinco de la tarde, por las escaleras y de vuelta al Santuario, con la bendición del coro. La procesión de las velas es el 7 de septiembre, y un día más tarde, a las 11 horas, tendrá lugar la Fiesta de Nuestra Señora de la Natividad, con la masa instrumental y procesión de la “despedida”.

La animación de la fiesta pasa mucho por la música popular y se estima en varios cientos de concertinas y cantantes que, en las tardes de 6 a 7 y de 7 a 8, viajarán à las tierras de Peneda.